Estudiantes chinos en España

En los últimos años el número de estudiantes chinos que decide marchar al extranjero a cursar estudios de todo tipo, principalmente universitarios y de posgrado, aumenta exponencialmente (en la actualidad más de 500.000 al año). Aunque la mayoría resuelve marchar a países de habla inglesa (Reino Unido y Estados Unidos, sobre todo), también los hay que, viendo otros tipos de atractivos, vienen a España a potenciar su currículo estudiantil, sobre todo después de las firmas de cooperación entre universidades de ambas naciones y los acuerdos para el reconocimiento de títulos y diplomas.

Tanto es así, que la presencia de estudiantes chinos en nuestro país supone ya la mayor de los alumnos extracomunitarios (más de diez mil, según datos de la consejería de Educación de la embajada china en Madrid) y los consulados españoles en China emiten constantemente visados de estudios para estos jóvenes que desean venir a España a ampliar conocimientos.

Aunque muchos cursan estudios en español –idioma que comienzan a estudiar ya en su país-, cada vez son más los chinos que vienen a las universidades españolas a asistir a clases en inglés, el 30 por ciento en 2013, según datos recogidos por la consejería de Educación de la embajada de España en Pekín en un informe llevado a cabo por Luis Miguel Rosso (2013).

Las materias más demandadas tienen que ver con la economía y la administración de empresas, los estudios hispánicos y de turismo, oportunidad que no pueden dejar escapar los centros educativos españoles si quieren llenar sus aulas de estudiantes que, entre otras cosas, destacan por ser muy aplicados, concienzudos y buenos alumnos.

Según datos de los consulados españoles en China, en 2008 se concedieron 1252 visados de estudiantes a ciudadanos chinos, mientras que en 2013 alcanzó la cifra de 5.722, siendo en 2017 de más de 10.000, lo que indica un crecimiento exponencial muy acentuado. Esto viene dado por el gran interés de la población estudiantil china hacia España, pues la ven como un país con una gran cultura, una larga historia donde poder aprender el segundo idioma más hablado del mundo y una puerta abierta a posibles colaboraciones de todo tipo con Latinoamérica, sobre todo laborales.

Estos estudiantes desean, no solo obtener un título internacional, sino también tener una experiencia de vida en el extranjero, aprender un idioma y regresar a China con unas expectativas laborales en campos profesionales hasta el momento cerrados para ellos. Toda especialización demostrada en un país extranjero conlleva un reconocimiento en el gigante asiático que le puede reportar al estudiante grandes ventajas.

La gran mayoría de los educandos chinos que llegan a España pagan los estudios de su propio bolsillo, pues la política de un solo hijo hace que las familias chinas realicen todos los esfuerzos posibles para pagarles una buena educación y asegurarles un futuro prometedor, sobre todo en un mundo globalizado como el que vivimos.

La inmensa mayoría de los estudiantes chinos en España realizan cursos de grado, seguidos de alguna maestría, idioma español y doctorados, siendo los estudios en economía, comercio y administración empresarial los más demandados. También destacan las ingenierías, arquitectura, estudios hispánicos, turismo, artes plásticas e idioma español.

Casi la mitad de los estudiantes chinos eligen la ciudad de Madrid (Universidad Complutense, Universidad Rey Juan Carlos, Universidad de Alcalá de Henares) como destino para sus estudios, seguida de Cataluña, Castilla y León (Universidad Pontificia de Salamanca), Andalucía (Universidad de Granada) y la Comunidad Valenciana. El prestigio de la universidad elegida es decisivo a la hora de matricularse en alguno de sus cursos, independientemente de cualquier otro valor o atractivo de la ciudad en cuestión, pasando por alto cuestiones como el nivel de vida, ubicación, transportes o clima.

Muchos países han desarrollado programas específicos para estudiantes chinos que incluyen todo tipo de becas y facilidades, como por ejemplo el Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Australia, etc. Es en este sentido donde España tiene todavía mucho que hacer y que ofrecer, pues se trata de un mercado y un capital humano muy importante que ayudará en un futuro a consolidar las relaciones internacionales entre China y España, a la vez que supone una gran fuente de ingresos para nuestro país.

Deja un comentario